Metallica

Master Of Puppets

FICHA TÉCNICA:

PRODUCTOR  Flemming Rasmussen TRACK LIST
SELLO  Elektra 1 Battery  5:13
AÑO  1986 2 Master Of Puppets  8:36
PORTADA  Don Brautigam + 3 The Thing That Should Not Be  6:37
PRINCIPALES POSICIONES  Reino Unido  41 4 Welcome Home (Sanitarium)  6:28
 USA  29 5 Disposable Heroes  8:17
 Alemania  31 6 Leper Messiah  5:41
VENTAS  6 millones de copias 7 Orion (Instrumental)  8:28
REEDICIONES  N/A 8 Damage, Inc.  5:30
ALINEACIÓN SENCILLOS Master Of Puppets  8:36
VOCALES James Hetfield
GUITARRAS James Hetfield, Kirk Hammett
BAJO Cliff Burton + EXTRAS  N/A 
BATERÍA Lars Ulrich
INVITADOS  N/A  * Listas de popularidad en los mencionados países
 ** Fuente: Industrias Discográficas (valor aproximado)

Introducción:

Metallica-Master-of-Puppets-22-700x531Corre el año 1986, y el mundo iba a ser testigo del lanzamiento de uno de los álbumes de metal más influyentes para la posteridad, nos referimos a “Master Of Puppets” de Metallica, y es que como preludio, desde 1980 el mundo del metal había tenido su mejor época, en donde se crearon los discos más inolvidables e incluso se produjo el nacimiento de nuevos géneros dentro del metal; es imposible dejar de nombrar a obras maestras como “Blizzard Of Oz” (1980), “British Steel” (1980), “Blackout” (1982), “Restless And Wild” (1982), “The Number Of The Beast” (1986) o “Pyromania” (1983), y el nacimiento del “thrash” con la llegada del álbum primogénito de Metallica:  “Kill Em All” (1983).

Análisis tema por tema:

No es sino hasta 1986, cuando nace la piedra angular del thrash mundial, junto a joyas contemporáneas del calibre de “Pleasure To kill”, “Reing In blood”, “Game Over”, “Obssesed  By Cruelty”, “Peace Sells… But Who´s Buying”  y como no, “Master Of Puppets”.

Este trabajo dio un paso más adelante sobre sus colegas; Kreator, Sodom, Destruction y Slayer, porque Metallica construyó ese pasadizo oculto entre la agresividad, furia y velocidad del thrash  con el virtuosismo, melodía y creatividad de la NWOBHM, tal es así, que mientras “Reing in blood” puede vapulear nuestros oídos a más de 400 bpm durante 29 minutos en 10 canciones, “Master of Puppets” presenta parajes y ambientes virtuosos como el admirable solo de Burton en “Orion”, la preciosa intro de “Battery”,  el fantástico solo de guitarra en “Master of Puppets” o la brutal demostración de poder en “Damage, Inc.” en más de 54 minutos de música.

Al desempolvar ese vinilo con esa preciosa y llamativa portada, inspirada tal vez en la película “El bueno, el malo y el feo” o en el discazo de Scorpions “Taken By Force” (1977), lo que me encuentro track por track lo describo a continuación.

“Battery” es el primer trallazo que inaugura este disco, durante los primeros segundos, arpegios armónicos son el preludio de una furiosa avalancha de riffs thrash y un James Hetfield pletórico en la voz, destaca también el excelente trabajo de Cliff Burton en un tema que hasta hoy, garantiza un pogo en sus conciertos.

“Master of Puppets” es el segundo track, y sin duda es incontenible las ganas de caer de rodillas frente a esta obra maestra: riffs recortados y punzantes, un coro que desde el momento de su grabación hasta la actualidad y para la posteridad quedará grabada con letras de oro en la memoria colectiva de todo metalero: “Master, master, master of puppets I´m pulling your strings, twisting your mind and smashing your dreams…”. Luego una pausa con una dulce e increíble melodía, arpegios y un soberbio solo de guitarra del propio James, versos casi recitados que van subiendo en intensidad: “Master, Master … where’s the dreams that I’ve been after? Master, Master, You promised only lies. Laughter, Laughter, all I hear and see is laughter, laughter, laughter, laughing at my cries…..” y después… llega el éxtasis en donde todos los instrumentos expresan al máximo su poder, el mejor solo de guitarra que Kirk Hammett haya creado en su carrera y otra vez Metallica a la carga para la tercera estrofa que termina como si fuese un orgasmo, con el riff sostenido de guitarras metálicas y una ola de perversas carcajadas.

Metallica+Master+Of+Puppets+248216b

“The Thing That Should Not Be” es el tercer tema, en donde la banda demuestra sobriedad tanto lírica como musical, que prescinde de la velocidad a la que nos estaba acostumbrando, pero sin embargo es en este tema en donde el metal que practica la banda  suena pesado, poderoso y magnánimo.

“Welcome Home (Sanitarium)” se encarga de cerrar el primer lado de este disco. Unos arpegios llenos de efectos y distorsión, un sobrio solo de guitarra de entrada que nos da la bienvenida a la primera sección: Welcome to where time stands still….” empieza James, casi susurrando las palabras y que conforme le suceden las estrofas, su voz va tomando otra tonalidad, una dureza y poder inéditos hasta la época, que deja entrever el nuevo matiz vocal que Hetfield consolidaría por completo en el “…And Justice for all” (1988). A partir del ecuador del tema, los ritmos se aceleran y nos permiten descubrir los primeros rasgos progresivos en Metallica, riffs, silencios, cambios de ritmo que hacen de este tema uno de los más aclamados y apreciados por los siempre fieles fans de la banda.

“Disposable Heroes” es el primer track del lado B del disco; aquí otra vez la brutalidad y el poder del más puro thrash se hace presente, como solo los padres y creadores del estilo lo solían hacer. Este tema hace el deleite y las delicias que cualquier metalero anhela, porque tiene de todo un poco: riffs veloces, técnicos y machacantes; la voz de James es arrolladora, el bajo de Burton le proporciona cuerpo y volumen brutal a los ritmos, y creo que el mejor trabajo de Lars en la batería de este disco se encuentra precisamente en este track. Un excelente solo de guitarra a partir del minuto 4:26 para redondear una obra repleta de furia de más de ocho minutos de duración. Esto en los años ochenta era improbable concebir por parte de una banda de thrash.

“Leper Messiah”, este tema desde el título genera controversia y podría ser muestra de irreverencia hoy en día, más aún en 1986, cuando por este tema se le impondría el sello de “Parental advisory” al disco, y es que claro, esta canción posee una lírica que resultó incómoda para la hipócrita sociedad americana de la época. Musicalmente es una delicia a los oídos, con variaciones de ritmos y un interesantísimo interludio desde el minuto 3:56, repleto de solos y variaciones que demuestran que Metallica había dado un paso adelante frente a sus colegas de la época.

“Orion”, es el tema instrumental del disco, y considerado por varios entendidos en el metal, como una de las obras maestras de todos los tiempos. Es un tema compuesto por el bajista Cliff Burton y complementado por Ulrich y Hetfield. La composición del bajo en este tema es excepcional y corrobora por qué Cliff está considerado indiscutiblemente entre los cinco mejores bajistas en la historia del planeta. Es un tema sin líricas pero en el que no hace falta decir nada, porque el bajo de Burton a partir del minuto 4:00 te transporta al cosmos, como cual Carl Sagan en sus reportajes, se denota el sentimiento, la pasión y el entusiasmo que Metallica tenía por comerse el mundo entero. Recuerdo haber leído alguna vez un reportaje en el que Mike Portnoy comentaba sus percepciones y sensaciones que le habían producido escuchar este álbum y que le hacía pensar que el músico no tiene límites y que puede rozar la perfección. Pues es la misma sensación que le queda a uno después de escuchar esta sinfonía de 8:26 minutos.

“Damage, Inc.” cuando parece que la furia del metal en este disco por fin encontraba su refugio escuchando el suave intro del último track, que desemboca en una especie de limbo sonoro que dura aproximadamente 1:20 minutos para luego dar paso al tema más brutal que Metallica haya parido hasta esa época, tan brutales como Slayer, técnicos como Megadeth, corrosivos como Anthrax pero como pioneros de esta evolución musical en América, solo Metallica. Los últimos 1:20 minutos del disco son de verdadero infarto, en el que al final James susurra un simple “Damage Incorporated…” poniendo la cereza de pastel a esta obra maestra.


Gira del disco: damage-inc-tour-book


Metallica
promocionó el álbum con el “Damage, Inc. Tour” desde marzo hasta agosto de 1986, siendo en una parte de la gira, teloneros de Ozzy Osbourne en EEUU, quien se encontraba promocionando su último trabajo “The Ultimate Sin” (1986) con el tour del mismo nombre.

El tour los llevó por varias ciudades norteamericanas, y algunos países europeos, entre ellos Inglaterra, Irlanda, Noruega, Dinamarca, entre otros, siendo la primera vez que la banda se presentara en escenarios de gran tamaño y ante audiencias multitudinarias, a manera de anécdota, se comenta que mientras teloneaban a Ozzy, la gente llega a los shows por ver al padrino del metal, pero regresaba a casa con el gusto de haber visto a Metallica.

Conclusión: 

Este año, “Master Of Puppets” cumple su trigésimo aniversario, un disco que en su momento significó una crítica a la sociedad manejada por hilos que vienen de la política, especialmente a los tensos momentos y vientos de guerra que soplaban por aquel entonces, y que no solo cambió el thrash metal logrando que sea más elaborado y más técnico, sino que lo evolucionó, siendo Metallica una de las más grandes influencias en las nuevas generaciones de bandas que en sus discos actuales han imprimido riffs basados en este álbum, ¿quién no canto a viva voz: ¡¡Master!! ¡¡Master!!?

Jorge González

ROCKNIGHT © 2018. Todos los derechos reservados